BIXO

Bacteriological Intercommunication eXperiment Orbiter

¿Qué es BIXO?

BIXO es la próxima misión que llevaremos a cabo que resultará clave para entender el efecto de la exposición prolongada al ambiente espacial a organismos vivos. Resulta fundamental comprender los efectos nocivos que podría tener esta exposición tanto a los humanos, como a los organismos que nos acompañan. Para lograr este objetivo, transportaremos al espacio cultivos bactarianos en tarjetas de milifluídica a bordo de un satélite de pequeñas dimensiones denominado CubeSat.

El experimento una vez en órbita tendrá una duración de 9 meses, que es aproximadamente el tiempo que se tardaría en realizar un viaje de la tierra a marte en la actualidad. Por un lado, esto nos permitirá estudiar como estos procesos difieren respecto a como se producen en tierra y como pueden afectar al comportamiento de los microorganismos a corto y medio plazo.

Duración

9 meses, el tiempo que se tardaría en realizar un viaje desde la tierra hasta marte en la actualidad.

Fase actual

Diseño de la arquitectura del sistema y desarrollo de los prototipos.

2U form factor

Nuestro cubesat seguirá el estandar 2U, lo que resulta en un satéllite 20×10×10 cm

Conoce uno de nuestros proyectos

Una vez en órbita, se monitorizarán diversos parámetros, como el crecimiento y procesos de comunicación intercelular bacteriana de Quorum Sensing. Estos procesos son de especial interés debido a su influencia en la expresión genética de los microorganismos, modificando su comportamiento y, en el caso de organismos patógenos, la expresión de factores virulentos, formación de biofilms o resistencia a antibióticos que pueden ser críticos para la salud y seguridad de los astronautas.

Adicionalmente, podremos demostrar que el envío de microorganismos en viajes de largo alcance es viable para otros propósitos. Queremos destacar el apoyo ofrecido por los investigadores Gustavo Bodelón González, Isabel Pastoriza Santos y Jorge Pérez Juste pertenecientes al Grupo de Química Coloidal del Centro de Investigaciones Biomédicas (CINBIO), y por Carmen Sieiro Vázquez, catedrática de Microbiología de la Universidad de Vigo, en el diseño de la investigación biológica que se llevaráa bordo del satélite.